E-commerce y proveedores logísticos: ganar-ganar en la era COVID-19

Producto de la pandemia mundial de coronavirus, el comercio electrónico aceleró su crecimiento en un corto periodo, principalmente por las medidas de distanciamiento social que impulsaron a las personas a cambiar sus hábitos de consumo hacia el mundo online.

Así, tan sólo en México, 2 de cada 10 marcas y comercios experimentaron crecimientos en ventas mayores al 300% en sus canales digitales, según un estudio de AMVO, Asociación Mexicana de Venta Online.

Sin duda, esta circunstancia representa un verdadero reto para las empresas y sus socios del sector logístico, de manera que toda la cadena de suministro ha tenido que atravesar por una optimización urgente para poder hacer frente a las necesidades de un mercado creciente… y cada vez más exigente.

En este artículo le presentamos algunas lecciones aprendidas sobre la pandemia, así como 5 recomendaciones para mejorar la gestión de envíos y entregas de e-commerce, esto a través de los servicios de almacenaje y distribución que le ofrece un proveedor logístico experto como Logycom.

Ultima milla, almacenaje y distribución en e-commerce

El incremento exponencial en las ventas online provocó que fabricantes, distribuidores y minoristas (retail) tuvieran que enfrentar dificultades en su modelo de operación que debieron resolver en poco tiempo.

Así, y como reacción inicial a este “shock”, algunas compañías consideraron el crecimiento de flotas, rutas y capacidad de almacenamiento. No obstante, y en particular para las pequeñas y medianas empresas, este tipo soluciones requiere una gran inversión y largos plazos de implementación.

Adicionalmente, gigantes del retail online como Amazon –con grandes y modernas redes logísticas y centros de distribución– han creado altas expectativas en el consumidor online, de modo que las entregas de última milla (el último punto entre la comercializadora y el usuario final) se han convertido en el proceso más crítico para el éxito del negocio.

Por eso –y porque la última milla no es un proceso aislado–, las empresas requieren una colaboración más estrecha entre todos los eslabones de su cadena logística, a fin de implementar soluciones precisas para que todas sus entregas se realicen de forma oportuna, efectiva y con una buena relación costo-beneficio.

Un ejemplo es el cross-docking, proceso donde las mercancías se distribuyen directamente al usuario sin pasar por periodos de almacenamiento, fomentando ahorros de costos y reducción de tiempos de entrega.

Entrada original de: Logycom